Capital necesario para hacer trading

Capital necesario para hacer trading

Capital necesario para hacer trading

La rentabilidad se define como la relación entre el beneficio obtenido comparado con los recursos totales que se han empleado para conseguir tal beneficio. En economía, la rentabilidad financiera es el cociente entre el beneficio obtenido con los recursos empleados para alcanzar dicho lucro.

La rentabilidad y el riesgo son dos conceptos que van muy unidos a la hora de tomar decisiones de inversión. Todas las inversiones que se realizan conllevan un riesgo y se realizan esperando una rentabilidad. Toda inversión se realiza pensando obtener unos rendimientos futuros, sin embargo, estos rendimientos no son seguros, pueden ser unos rendimientos altos, bajos, nulos e incluso negativos. La incertidumbre sobre lo que va a generar la inversión es el riesgo.

El riesgo, normalmente se mide con la volatilidad. Se trata de una fórmula matemática que determina la variación el precio de un activo respecto a su media durante cierto periodo de tiempo. Cuanto más volátil es el activo mayor es el riesgo de la operación. A mayor riesgo, mayor rentabilidad esperada.

Del mismo modo que para cualquier tipo de inversión, con el trading, se espera obtener una rentabilidad. Es por eso, que cuando estamos comenzando, necesitamos saber cuál es nuestro objetivo y cuáles son los medios de los que disponemos para alcanzar tales objetivos. Dicho de otra forma, a partir del riesgo que estamos dispuestos a asumir y de la rentabilidad esperada de la inversión, cual es el capital del que disponemos para lograr nuestro objetivo.

La rentabilidad esperada con el desarrollo de la operativa está directamente relacionada con el riesgo y con el capital inicial. En cada operación cada uno estará dispuesto a correr un determinado riesgo en porcentaje sobre el capital y, el resultado de cada operación dependerá de la cantidad que estemos dispuestos a arriesgar en cada operación. Cuanto mayor sea el importe de cada operación, mayor será el número de activos adquiridos para generar rentabilidad.

El capital inicial, además, es una variable en la que influyen las posibilidades de cada uno. Es muy importante tener presente que no debemos invertir aquel capital que podamos necesitar para afrontar pagos en un corto espacio de tiempo.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *