El track-record de operaciones

La actividad del trading, como en todas las inversiones que se pueden realizar, conlleva un riesgo y puede reportar beneficios. Como todo negocio, los ingresos son variables y la consecución de estas posibles ganancias, supone unos costes que podemos desglosar en fijos  variables. Entre los costes de esta actividad podemos contabilizar el ordeanador, las pantallas, la conexión a internet, la luz, las comisiones del bróker o el coste de la plataforma de graficación. Como toda actividad generadora de ingresos, es necesario disponer de un mecanismo de control que nos permita registrar los ingresos y gastos derivados de la actividad, es decir, una contabilidad.

Cuanto mas detallados sean los datos, será más facil identificar los puntos débiles y fuertes de la empresa pudiendo centrarnos en mejorar los resultados.

En el trading, para llevar un control de la operativa que se ha realizado hasta un periodo determinado, utilizamos el trackrecord. El trackrecord es un registro de todas las posiciones que tomamos en el mercado. Utilizar el trackercord nos permite:

  • Conocer el resultado de nuestra operativa
  • Conocer la calidad en la aplicacion de los sistemas de trading
  • Identificar que mercados presentan mejores resultados
  • Comprobar si los resultados de la operativa se mantienen en el tiempo
  • Realizar estimaciones
  • Identificar patrones de psicotrading

A la hora de hacer  trading debemos tener un plan de trading y una forma definida de registrar los resultados de nuestras operaciones así como definir la forma por la que vamos a medir, evaluar y resumir la información.

El track record es la curva de resultados de un inversor, una institución de inversión colectiva o un sistema de trading durante un periodo de tiempo determinado. 

El track record está formado por el conjunto de operaciones llevadas a cabo por un trader en un periodo de tiempo. Por decirlo de alguna manera, el track record es al trader, como el expediente académico es al alumno de una universidad. Es el historial de resultados.

Por ejemplo, si un alumno ha cursado tres carreras universitarias y un total 120 asignaturas, su track record será el expediente académico que refleja todas sus calificaciones.

Otro ejemplo podría ser los asientos contables de una empresa. La empresa refleja sus beneficios o pérdidas, así como su balance, en las cuentas anuales. Pero su track record, sería el registro de todas los asientos contables que le llevan a obtener dicho resultado. Estos asientos contables están registrados en el libro diario.

Diferencia entre track record y estadísticas principales

En primera instancia, es importante diferenciar bien entre track record y estadísticas principales. Las estadísticas principales tienen que ver con la rentabilidad y el riesgo.

Lo normal es que los fondos de inversión o los traders ofrezcan información de lo que han ganado (rentabilidad), lo que han perdido (máximo drawdown) y la variación de esas ganancias y pérdidas (volatilidad). La primera es una medida de las ganancias, mientras que las dos últimas son medidas de riesgo. El track record, sin embargo, va mucho más allá. Es un registro detallado de todas y cada una de las operaciones. A continuación se ofrece un ejemplo de lo qué es un track record y lo qué no es un track record.

  • No es un track record

No es un track record

A pesar de que son estadísticas detalladas, los datos que ofrece la imagen superior no se consideran un track record. Son estadísticas detalladas de los resultados de un sistema de trading, pero solo eso.

  • Es un track record

track record

La imagen superior es un track record real. Es el track record de las 36 primeras operaciones del mismo sistema de trading de la primera imagen. Este track record tiene un total de 1276 operaciones a lo largo de 9 meses. Como podemos comprobar, tenemos cada operación registrada al detalle. La hora, el tipo de operación (largo o corto), cantidad de contratos que se compran o venden, el precio de entrada, precio de salida, etc.

Valoración de un track record

Para valorar el historial de operaciones de un trader es recomendable saber qué variables hemos de estudiar. En nuestro caso, no es fácil estudiar 1276 operaciones. Por ello es que debemos extraer conclusiones generales a través de su estudio. Existen muchas formas de valorar un track record. Las más sencillas aparecen en el informe que hemos visto inicialmente. Es decir, estadísticas detalladas del historial de resultados.

En este estudio detallado, además del gráfico, tenemos muchas estadísticas. Entre las más importantes se encuentran:

  • Rentabilidad: Se obtiene dividiendo el beneficio neto total entre el depósito inicial, multiplicado por 100 para expresarlo en porcentaje. En este caso el depósito inicial es de 20.000 dólares. Por lo que la rentabilidad es de 379% ((75.880,46/20.000)*100)
  • Factor de beneficio o profit factor: Cuantos euros o dólares ganamos por cada euro o dólar que perdemos. En este caso por cada 2,23 dólares que ganamos, perdemos 1 dólar.
  • Drawdown máximo: Reducción máxima respecto a nuestro capital durante el periodo estudiado. El máximo drawdown de este sistema de trading es de 3,79%. Es decir, que lo máxima pérdida que hemos tenido ha sido de un 3,79% durante el periodo estudiado.
  • Porcentaje de acierto: Es una estadística relevante pero no determinante. Es decir, lo realmente importante es cuanto gana el sistema cuando acierta y cuanto pierde cuando falla. En este caso, el sistema de trading acierta un 18% de veces y falla un 82%. Claro que, cuando acierta gana mucho más que cuando pierde. Por ello la rentabilidad es positiva. Es importante, sobre todo, para saber que se fallará más de lo que se acertará.

Otras medidas importantes para valorar el track record son el VaR, la volatilidad o una simulación de montecarlo. Por último, cabe destacar que es de vital importancia estudiar detalladamente un track record antes de contratar los servicios de un profesional. El track record debe estar auditado por una compañía legalmente capacitada para ello. Si el track record no está auditado, no tiene ningún valor. Sin este estudio previo, no es recomendable invertir.